Conmemoración de la tragedia de Cromañón en la plaza de José C. Paz

MasEnLineaNoticias.com

En la mañana de hoy se realizó en la plaza Manuel Belgrano un reconocimiento a las víctimas zonales de Cromañón por el octavo aniversario de la tragedia. Más en Línea habló con Nilda Gómez, una de las madres que llevan a cabo la lucha por que haya justicia en este caso: “Olvidar a los chicos es propiciar un nuevo Cromañón”.

Conmemoración por los ocho años de Cromanón en la plaza de José C. Paz

Conmemoración por los ocho años de Cromanón en la plaza de José C. Paz

La plaza Manuel Belgrano estaba tranquila bajo el sol matutino. Eran las 10.30 cuando comenzó el pequeño acto en el que se conmemoró a los chicos que fallecieron en Cromañón. Los padres y madres de las victimas, más quienes los acompañaron, se reunieron alrededor de la placa que se colocó en la plaza para recordarlos.

Nilda Gómez, mamá de Mariano Benítez, uno de los 194 muertos por lo ocurrido en Cromanón el 30 de diciembre de 2004, es una de las madres que busca que se haga justicia. Tras ocho años de lucha “se dio un poco de justicia que es mentirosa porque, si bien están presos algunos de los responsables, otros no y otros se hacen los locos”, afirmó Nilda.

Gómez explicó que es una justicia “mentirosa” porque con la caratula que tiene el caso les dicen que Cromañón fue un accidente. “Todos saben que no fue un accidente. Fue una trampa mortal que creó Ibarra con su manera de trabajar, con la corrupción y la ineficiencia de su gobierno, con las personas que puso a cargo en puestos sensibles, que la única solicitud de idoneidad que tenían era ser la mejor amiga de la hermana, el cuñado”, expresó con bronca Nilda.

“Esto, más lo hecho por Callejeros al propiciar el uso de bengalas, el reparto que hizo de ellas la madre de Pato Fontanet y Chabán con su media sombra, las salidas de emergencia cerradas con candados, la chicharra que anuncia sobre la posibilidad de un incendio que estaba tapada con chicle hicieron que una trampa mortal se convirtiera en una cámara de gas. Esa conjunción logró 194 víctimas y miles de sobrevivientes que todavía siguen con situaciones complicadas con respecto a lo que es su psiquis y, algunos, en la parte física”, explicó Gómez.

Placa conmemorativa en honor a las víctimas de Cromañón

Placa conmemorativa en honor a las víctimas de Cromañón

La agrupación de padres nucleada en Familias por la Vida, en la que está Nilda Gómez, cree que se cumplió con un poco de justicia pero con una caratula que no es la correcta. “Para nosotros es un estrago con dolo eventual seguido de muerte con cohecho activo y eso tiene más años de condena”, explicó Nilda.

Hay un posibilidad de que se revise la caratula. Esto ocurriría con una queja en la Corte Suprema pero hay que esperar a los próximos meses para ver cuáles son los pasos a seguir. Lo que se vendrá en 2013 es el juicio contra los funcionarios responsables, el dueño del lugar y el comisario de la zona.

“La pena que tienen es mínima. Además, si uno se queda convencido de que fue un accidente significa que hagas lo que hagas no lo vas a poder evitar y en realidad si se pudo haber evitado. Al trabajar con la prevención y al analizar cuáles fueron las causas y las consecuencias de Cromañón se pueden modificar muchas cosas”, reflexionó Gómez.

“Hay muchos Cromañones latentes en todos lados y hay mucha gente con poder de decisión que necesita recordar lo que pasó para poder empezar a actuar de una manera más prolija. Muchos políticos suben, hacen lo que creen que pueden, se van y te dejan en banda. Nunca están haciendo las cosas de fondo, son todos parches”, relató con indignación Nilda.

A lo que apuntan tanto ella como los demás padres que la acompañan es a una modificación real, seria. Por ejemplo, el tema de los boliches. “Como en San Miguel los controlan tanto, se vienen a José C. Paz y se instalan sin control o se van a otros distritos. Es algo que hay que trabajarlo entre todos a nivel provincial. No hay un criterio unificado para prevenir este tipo de cosas”, expresó Nilda. Para ella los políticos están ocupados en peleas estériles entre ellos que no llegan al común de los ciudadanos que están preocupados por otras cosas como por la vida y porque los chicos puedan ejercer un derecho como es divertirse y no morir en el intento.

“Cada comunidad tiene que cuidar a sus jóvenes porque son el futuro. Trabajar con los jóvenes en lo que es la prevención, la ética y el cuidar al otro es algo que se está perdiendo. Queremos que los jóvenes cumplan sus proyectos. No como a  nosotros que nos quedaron 194 sueños truncados en Cromañón y eso todavía duele mucho”, se lamentó Nilda.

 

Dejar un Comentario